“Mil Guitarras para Víctor Jara – Estocolmo 2018″

head2_victor

Amigas y amigos:

El “Colectivo la Guitarra de Estocolmo”, tiene el agrado y felicidad de invitarles a la 3ra. versión de “Mil Guitarras para Víctor Jara – Estocolmo 2018″
Esta actividad nace hace algunos años en Chile de la mano de la Comuna de Recoleta, Santiago, con el propósito de enaltecer el trabajo cultural y la consecuencia social del cantautor chileno Víctor Jara, y a la vez en su persona pedir justicia por las miles de víctimas durante la represión de la dictadura cívico-militar en Chile.

Para esta versión hemos elegido el concierto en vivo de “Víctor Jara en el Aula Magna de la Universidad de Valparaíso – 29 de Mayo 1970″

El burro, si se chanta, no lo moví’s ni a palo

2018.05.14

(Audio disponible al final del comentario) Dormí berenjena, sueños extraños y también cercanos, de cercanías lejanas, caletas olvidadas…; Dormí berenjena… me sente al borde de la cama, mire mis piernas, que desolación más grande, eran las canillas de una garza vieja… no tenían posibilidad alguna de aguantar 80 kilos caminantes.
¿Por qué las berenjenas, la desolación, la tristeza no me deja asomar la rabia, la verdad, la autocritica, el despertar rebelde…?
Que estoy viejo y complicado, quejumbroso… no creo pá na, yo creo más bien, que me duermo desesperado…
Hasta cuando vamos a seguir siendo miserablemente vasallos… somos como el aire, no nos vemos, existimos por todos lados, nos necesitan para vivir… nos pueden matar únicamente cuando todo, todo se acabe…
Cuando todo termine, incluso las berenjenas, se acabaran las contradicciones, los desafíos que hay que vencer, transformarlos, hasta que sean nuevas contradicciones que enfrentar.
Me duermo en tiempo de dueños y amos, de “medios y cuartos pollos” que controlan todo.
De que me sirve saber, leer y escribir…

¡Más raro que chino colorín!

2018.04.23

(AUDIO DISPONIBLE AL FINAL DEL ARTÍCULO) Hay dichos populares, chistes, que encierran enormes contenidos, contradicciones de vida…”Gorditooo, de canto compadre, manos arriba o los matamos a palo, la vieja de la guitarra”.
Si juntásemos esa inmensidad popular, las discutimos, la analizamos, podríamos fácilmente encuadernarlas como “informe” para una “Asamblea Constituyente”
En momentos inadecuados, al menos a mí, se viene a la cabeza, algunos de esos “chistecitos” y no puedo contenerme, me rio, me rio pá adentro y se nota… la gente me mira y se aparta. Estoy casi seguro de que no soy el único que se anda riendo solo.
A pesar de que nos han dado como bombo en fiesta, somos un pueblo contento, creemos en el próximo, es una contradicción enorme, tan enorme que explica el porqué la deslealtad nos hace tanto daño, “nos va matando de ha poquitio”.
Venimos del sur de América, del caribe, la mayoría arrancando por querer cambiarle la vida a su paisito…

¡QUEREMOS A LULA, CARAJO!

2018.04.16

(AUDIO DISPONIBLE AL TERMINO DEL ARTÍCULO) La vida ha sido generosa conmigo, me ha dado cosas que no las merecía, pero me las dio…
Soy parte de una generación que logro con su voluntad de gota a gota, acariciar el aroma nuevo de la tierra … aún amarro en mis sentidos el olor del cobre fundido… lo veo desde la puerta mismita de mi casa, veo, sin saberlo que se lo roban.
Mi intelecto a los 67 años, quiere entenderlo todo… no puede, el tiempo ya paso… Cierro mis ojos, mis parpados son codos de elefante, me muerdo los labios… no me conformo…se me olvidan las cosas…
La vida, ha sido generosa conmigo; puedo atestiguar que la pobreza es dura, la risa es facil y la memoria corta…que “las clases” dominantes te conocen, juegan con tus sueños, se ríen de tus anhelos; construyen un mundo diferente, cibernético, un mundo lleno de megabytes… creyendo yo, que eran gajos de uva, una esquina, una bicicleta, un regreso.
Me costo 50 años entender, que tengo que hacerme el tonto, pá no quedar ignorante, analfabeto… 

Pan de Huevo

2018.03.26

(audio disponible al final del artículo) ¿Cómo anclaron ustedes a este país de agua?, no lo sé; yo llegue con guitarra, medio perejil y con “cara e bala”; andaba ansioso sin saber por que…
Llegue y viví en el hogar de una familia que amo, me ayudaron, lograron que la guitarra rota sonara otra vez.
Anduve cachuo de todo, alumbraba mi caminar Radio Moscú y su programa “Escucha Chile”…
No era un aprendiz, era un veterano de la ausencia.
Mi creencia en este país solidario mantenia la misma estrutura Organica aprendida en los desiertos y salitreras, en la vida de su clase obrera, en las luchas politicas de los trabajadores chilenos.
Un saludo de agradecimiento a aquellos compañeros que la levantaron en terrenos alquilados con la forma y gracia de nuestra cultura y memoria politica.
Las necesidades eran enormes , se hizo de todo para cumplir nuestra tarea logistica… fue tanto el empeño que la empanada llego a ser parte de la Mesa Escandinava.

Heridas

2018.03.19

(Audio disponible al final del artículo) De alguna manera algunas heridas que dejo mi calendario, se fueron bajando en los andenes… gritaban, corrían, se escondían llorando entre maizales, chirimoyos, paredes y cerros, riachuelos, no hallaban “pá onde partir”.
Los adobes negros de hollín, los techos de cinc, el aroma del carbón, el olor a fruta, las moras por el suelo, los chañares, el damasco de tus labios, tu olor… en un parpadeo, también se bajó, me dejaron solo…
Otras, tenían miedo a todo, se agarrotaban a mi costilla, se olvidaban a mi cuerpo viejo, desaparecían en mis recovecos, en mis montañas, en mis sueños y venganzas interiores…
El miedo es feo, te emborracha.

¡Juicio!

2018.03.12

(Audio disponible al final del artículo) Años atrás, una amiga me regalo una mesa de centro, bonita la mesa…
Ando combativo, medio amargo y siempre caminando; de puro choro pinte la mesa; paso el tiempo, mis quehaceres, mi pensar pisaban callos; me querían doblar y volver a doblarme, hacerme chiquitito, tirarme en una esquina, dejarme como pucho olvidado.
Tenía que volver en guitarra, así empezo mi guerra, tenía que deshacer el nudo, volver casa…
Se acercaba el 8 de marzo y por cuestiones eticas andaba con “vinofobia”… El vino no tiene la culpa, la tienen aquellos como yo, que no saben amarlo.
Te amo vino.