Tan poco decir y tanto que hacer

comentario_2016.02.08
Share Button

¿Qué sucede en Europa…? Una Europa que resguarda la memoria corta y larga  de millones  de habitantes, de miles  de maceteros. En Suecia los chilenos somos unos 40 mil. Digan lo que digan Europa es Europa y los gringos son los gringos… por oficio  utilizas una herramienta fabricada con el  cobre chileno, que sellado dice  “hecho en la Unión Europea-Francia”
¿Que nos han dado los franceses por el cobre?
Los gringos se lo pasan para afianzar los lazos fraternales dentro de la NATO.
A nosotros los gringos  nos benefician  con puestos de trabajo en la minería,  oportunidad divina  para unos 1000 chilenos con un sueldo flojo y con posibilidades de ser asesinado.
Hemos vivido un caminar  largo,  podemos  distinguir hoy el porqué de algunas  miserias, buscamos soluciones, alternativas, hay miles, tan de miles que no se encuentran los “pestillos” para entrar.

Esta actitud de riquerio, esta sumisión de rodillas  no es una materia  aislada, anda casi por todo el mundo, es un arte en la maldad,  estudios con experimentos que dejan a  Prometeo  igualito  que al  Pato Donald.

Los medios de comunicación de masas es su herramienta fundamental. De tanto vomitar mentiras, destruyendo razón y lógica, llega un momento en el pensar, en tu razón cognitiva que aceptas la tortura, como instrumento necesario para obtener sentido seguir matando.

El individuo Hermogenes Pérez de Arce es el prototipo del agente que apunto. El saber de conductas te deja abandonado, lo que aprendiste de la vida, los “cóndores” que te mandaste, los crímenes que sabes, los placeres malditos que provoca la pobreza, mi  propio accionar que no tiene nada de medallitas, no pueden darle explicación a un Miguel Estay.
Sin embargo la historia dice que si… el sentir y apropiarse de una ideología puede darte la fuerza para cometer los crímenes más horrendos.

Las religiones, son una idea, una ideología… en nombre de ellas han matado a millones de millones de seres humanos, sin embargo, el tiempo, la necesidad de creer, envolvió esa idea en algo santo, inmaculado, soberbio, inmenso. Entrar a una catedral, a una iglesia, basílica a una mezquita… se te achica el espíritu a su mínima expresión.
El hacer política es llevar a la práctica esas ideas que uno siente y tiene.

En Suecia por ejemplo un 28 de febrero asesinaron a Olof Palme… más de 17 mil pistas se siguieron, hasta hoy el proceso sigue abierto y se sigue ganando dinero con su muerte. Su asesinato ocurrió en un tiempo en que la balanza de  lucha de clases, de ideas de los  grupos de poder, pendía de la pluma de una paloma… Sudáfrica, Israel, Kurdos, Irak, bomberos locos… una ensalada gigante para esconder un grano de arena invisible.

Por decirlo de alguna manera, cada país tiene su propia idea de cómo continuar la vida… En mi paisito se lucha con buena voluntad política, con “cachuo estoy”  en construir una idea compuesta por un montón de criterios  que tienen una piltrafita de común denominador.
El existir de este conglomerado creado con idearios diferentes, es un acto inteligente,  de sentido de razón gigante. Es una actitud hermosa de país que lucha para salir de su pobreza estúpida sin razón, sin lógica.

Por eso encontré interesante una respuesta en el  “facesapo” que relacionaban a  Siriza en Grecia, Podemos en España y Nueva mayoría… en mi paisito.
En realidad no es en si estas agrupaciones que quiero destacar, sino la actitud y participación de mi creencia, el Partido Comunista de Chile en Nueva Mayoría y lo que yo siento, como macetero antiguo de Syriza y Podemos.
Mi creencia es un partido político, un año más mayorcito que el partido Comunista de los Bolcheviques. La idea de su creación era,  es y será, tomarse el poder político en forma integral y abolir las clases sociales y la explotación del hombre por el hombre… “puta’s  que poco y que corto”…

Esta idea nos ha costado casi el 60% de vida, de estar en cárceles y fuera de la ley, unos 40 años en capacha, más o menos… sin embargo hemos estado el  100% de toda nuestra existencia combatiendo junto al pueblo.
Somos poderosos gracias a nuestra forma de ser, gracias al respeto y continuación dialéctica de esa primera idea, estamos donde estamos gracias a nuestra capacidad de organización, estamos donde estamos porque, desgraciadamente  somos seres humanos y metimos “los pies hasta el fondo.”… menos mal que existe fondo, sino seguimos p’a abajo.

En nuestra organización está la clase obrera, porque la clase obrera la parió… nació sin saber mucho de silabarios, más bien no sabía de silabarios, pasar del “ojo del Lea” al Manifiesto Comunista y entenderlo, fue y es una tarea titánica.
Sabemos que solos, no vamos ni a la esquina, podríamos hacerlo como otros pregonan a grito pela’o, pero eso no tendría nada de revolucionario, más bien es oportunismo, traición, ciegues política…tenemos que buscar aliados, aunque como dije anteriormente, tengamos puras hilachitas en común… esas hilachitas pueden ser “las filástica” que se usan para amarrar el buque al puerto o a la caleta.
La Izquierda Cristiana en la Unidad Popular es un  ejemplo de las cosas que digo.
La vestidura de mi creencia  es marxista Leninista, digo esto para que se entienda un rincón de nuestra idea… conservando nuestros principios, nuestra moral, tenemos el deber, conscientes de nuestra debilidad numérica y también ideológica, de pactar con cualquiera idea que tenga una semejanza real y objetiva con nuestro ideario.

Esta realidad concreta parió una contradicción que no pudimos “con que ropa” pararla.
He repetido miles de veces y miles de personas han dicho lo mismo…

¡¡el riquerio es poderoso!!

El enemigo no es ese vecino que tiene una rosticería, dos autos y una piscina en su casa, él es solamente un producto de  esta sociedad pilastrera… el riquerio es ese 1% mundial que posee más del 60% de las riquezas del planeta, son esas siete familias que les gusta el jurel. Es una burla al sentido común.
Por los años 20 en nuestro paisito existía una concentración obrera inmensa… con todas sus plagas, desde la ignorancia hasta no se adonde… Era una incertidumbre caótica, las crisis económicas, en Europa, las guerras eran el pan de cada día.

En Rusia, la guerra hacia estragos, ya sea en el frente o en la iniciación de una guerra civil… La idea de la sublevación de la clase obrera, de los Bolcheviques corría más rápida que un “copucheo”.
En Chile Emilio Recabarren y otros más fueron receptores de esta sublevación de clase… esa  lucha de clases, la plantaron en la Pampa, en los Campos, en las ciudades… esto creció mayúsculo.

Las matanzas no paraban el descontento ni la rebeldía de los obreros… era necesario, urgente, crear algo para contrarrestar este aluvión.

Chile es un país cristiano, católico… el Imperio tenía y tiene ahí un común denominador  inmenso en relación a nosotros… la iglesia como iglesia no le sirve para matar, había que crear un partido político que aglutinara en la creencia de un mundo el “descueve” allá arriba, y un fortín para impedir que el paraíso fuera aquí abajo.

En este avance de la clase trabajadora, de sus exigencias laborales y sociales de su rebeldía, de su conciencia de clase  se estaba creando un clima de situación revolucionaria que obligó al riquerio imperial, a la derecha y a sus contradicciones internas, derivadas de las diferencias de clases e ideológicas a unirse…  nace la Falange Nacional, que más tarde sería la Democracia Cristiana.
El aparecimiento de la Doctrina Social de la Iglesia, el trabajo de las distintas órdenes religiosas en las poblaciones chilenas, el Opus Dei, hizo que las filas de la Falange crecieran enormemente.
Las juventudes Comunistas de Chile “pelaron el ajo” ganándose población tras población, cerro tras cerro, centro juvenil tras centro juvenil.
La llave maestra para que la Falange entrara a ser considerada en este mundo obrero, no fue Cristo, sino su inteligente y sabia oposición a la ley maldita, que dejaba en la ilegalidad en el gobierno de Gonzáles Videla al Partido Comunista de Chile.

El mundo trabajador comenzó a mirar con otros ojos a los hombres jóvenes como Frei, como Tomic.
Que la DC fue el puntal del Imperio para derrocar a nuestro gobierno no se tiene ninguna duda.
Nueva Mayoría es para nosotros la “instancia de poder” que se tiene hoy para poder conseguir un surco arado y sembrado, la cosecha de ese surquito dará la fuerza para seguir arando… si paramos de arar sería un bellaco.

Lo que se ha conseguido es harto… hablamos de un surquito re chico, que nos ha dado el poder de sacar el Binominal, que nos ha dado una instancia para poder dejar empelota, en media calle a  criminales  como Novoa, como Jorge Orpis. Y eso es requete mucho.
Son miles los surcos por hacer… la casa de las herramientas, de nuestra idea terrenal, es ahora Nueva Mayoría.

Lo del Podemos, lo de Syriza me deja inquieto, desilusionado y triste.
Tanta gente en las calles, tantos Felipe Gonzáles controlando los huecos mortales en el cuerpo de García Lorca.
En Grecia Mikes Theodorakis, con más de 90 años de partituras, al lado de Zorba el obrero… el griego, andan en las calles protestando por el ponerse de rodillas ante el monstruo, la Unión Europea.

Si se pretende construir un mundo mejor, respetando bancas, medios de producción, uniones de riquerios, utilizando solamente la demagogia, la indignación social, no es ser revolucionario, ni tampoco se puede hacer… Ni de esa manera ni de otra… así no se cambia la vida del pueblo español, menos del griego.

Recién están sacando los símbolos del franquismo que quedaban en lo civil y en lo de Estado, por  otro lado, en un fin de semanas en Cataluña, sacaron todos los símbolos monárquicos de una instancia legislativa. La idea esta… hay que desarrollar la forma de agarrar la gallina de los huevos de oro.

Yo crecí en una sociedad pilastrera que se fue desarrollando como aleteo de colibrí.
Soy comunista porque mi intelecto me dice que mi creencia está en la justa… La única forma de construir  una vida justa es siendo la clase trabajadora dueña de los medios de producción, de la banca y de todo lo que tenga que ver con capitales y recursos de país.

Auditores de Radio Víctor Jara… ¡Muchas gracias!

Alejandro Fischer Alquinta.

Share Button