El derecho y deber de vivir en paz

(audio disponible al final del artículo) Vivir en paz, es un privilegio, es un vivir al interior de un higo; vivir en paz es la existencia del pistilo, de su estilo, estigma y ovario… Vivir en paz es tiempo sublime, como un beso permanente, tímido, deseado, cuidado, doloroso, de sacrificios; transformador.
Vivir en paz son andenes de esperanzas esperando, confiando en la razón de la gente. Ando cachuo. “La paz sea contigo” se dicen unos a otros, amparados en las grandes instancias del mundo… Y al decir en parpadeo, la sangre de una herida, de un hoyo oscuro, de un grito, chorrea a borbotones arrancando pá la tierra. No quisiera, pero traigo en antiguo la muerte en calendarios, es despertar de pesadillas.

El genocidio contra el pueblo armenio en 1914, tiene hoy, una indecente replica en Palestina. Han pasado 106 años… Si se pudiera almacenar las atrocidades cometidas y analizar científicamente sus porque, se llegará a la conclusión que ha sido el costo para permitir la concentración de poder en cierta clase social para que pueda disfrutar a todo trapo de sus privilegios. Ya no se trata de explotar la “fuerza de trabajo”. Se trata de aplicar una actitud selectiva… Esto necesito, esto ya no…fuera contigo. Es decir, el desarrollo técnico, social, cibernético, intelectual; el manejo del átomo, de la moral, del espacio, ha condenado al vendedor de su fuerza de trabajo a la estadística de la muerte…
Y esa muerte puede ser violenta, bellaca, abandonada a su suerte y a sus uñas para agarrarse desesperado al acantilado. Hay alguien que explique quien es favorecido por el infierno que vive Palestina, hay alguien que explique la transformación del respeto a la tierra, a la dignidad del ser humano. ¿Quién come y ríe fermentando el odio? ¿Quién es el que escribe listas negras? Donde pueden ver justicia, bienestar, inteligencia, aunque sea cachativa, aquellos que con orgullo ostentan monarquías… Que piensan del pan, de la uva, aquellos que se angustian por la salud de la princesa de no sé de adonde… y les importa un carajo la suerte de Samir en Gaza, esa infancia que se arropa inmóvil por kilos de fierro, polvo y concreto. Chemimare…

El hambre, la miseria, la incertidumbre, la pobreza no tiene ojos ni color de piel… El ser humano desde que llego, más de 3 millones de años atrás, ha buscado el pan y el agua…Todo mandatario o clase que permita, que justifique, aunque sea de pensamiento negar el trigo es un criminal, un cómplice de los sepultureros. “El pueblo despertó” agradecen y celebran los despertados, al mismo tiempo se agripan los fariseos. Uno debería saberlo, y no doler mucho, pero la memoria es corta. No, no es corta, es re larga; lo que pasa es que uno desea con toda el alma, con el intelecto a flor de piel, que la experiencia y los funerales, la memoria viva, hayan ayudado a sentir la clase de otra manera…
Esa actitud cognitiva invita a confiar. Uno se olvida de la traición, de la infamia y te enternece hasta el “Chapulín Colorado” … A fines de los años 60 estaba de moda ser militante de las juventudes Comunistas de Chile…La Jota. Era un estatus vestir una camisa de amaranto. Tanto era, lo he dicho otras veces, que yo enamore y le robe un beso a una prima con el “Que culpa tiene el tomate”. Los objetivos estratégicos eran los barrios, las poblaciones, los centros juveniles, los clubes deportivos, territorios que eran propiedad política de la Juventud Demócrata cristiana, de la novena y de las procesiones. Partido político edificado en los cimientos de la Falange Nacional, que a su vez sus contenidos, tenían el ideario de la Falange fascista y Franquista de España.
Actualizada hoy por un partido de ultraderecha llamado Vox, igualito al de mi paisito, el cavernario Partido Republicano de José Kast Cuarta tras cuarta, metro tras manzana de barrio, de cerros y campo, de sur a norte, de cordillera a mar se fueron dibujando de quebracho. Hasta parte de la iglesia, esa iglesia joven guardaba en sus bolsillos astillas de amaranto. “así se forjo” la antesala política de la Unidad Popular. Desde esos tiempos que ando cachuo con los hermanos de clase, los primos, hermanastros y adoptados.

En el tiempo de la Unidad Popular ya venían mostrando la hilacha y tanto que la mostraron que hacían lo contrario a lo que su propio gigante pensaba y actuaba. Yo recuerdo. El gobierno del pueblo pedía, exigía, rogaba unidad, sentido común, respeto, sacrificio, voluntad política a todo el espectro político, al país entero…Y en La Serena, su creencia levantaba el percutor… Concepción era declarado socialista… El recuerdo es muy feo y me duele el brazo. El tiempo es ciego y veloz…Aquí, en mi paisito de agua, Suecia, encontré nuevamente, la lealtad y el respeto, la identidad y moral de nuestro presidente heroico. No fue fácil encofrar la “Nueva Mayoría” …
Los horizontes se desparramaban… Por eso guardo un cariño de clase, un respeto enorme a la compañera socialista Ana Isabel Correales Navarro, que “el dios de los colorao” la tenga como ejemplo en las melgas venideras. La historia nos dice ojo con la memoria… En los medios de difusión del gran capital, muestran con horror las viviendas israelíes destruidas por proyectiles del Hamas….Viviendas levantadas sobre escombros de cadáveres palestinos. El sentido común lucha desesperado para proteger la dignidad de los seres humanos, identidad que se ve amenazada por individuos enfermos de una desenfrenada codicia, que los hace poderosos y los transforman en Psicópatas que engañan, manipulan, matan. Hacen de la vida un infierno. La pobreza es cultivo para su sociopatía.
El entender la pobreza y sus derivados te dejan un ropero con vestimenta. El elegir que prenda vestir, es una cuestión de principios y de valores …De curiosidad, instinto que ha sido fuente de desarrollos y transformación de los seres humanos. Desde el paleolítico hasta ahora, la vivienda, el sustento, el vivir han cambiado “muy re tanto”, tanto, que nos pasamos de largo y el sentido de la honestidad, del sobrevivir como pensante, se quedó como en la luna, mostrando una misma cara. Nos cuesta o no pensamos, no vemos lo que ha pasado desde el vivir en una cueva hasta existir en una casa con jardín y piscina. Yo entiendo a los imperios, al riquerio, de igual manera entiendo la existencia de la maleza o mala yerba como le llaman… El Tusilago, por ejemplo, parece humilde y se asoma por donde sea, hasta propiedades medicinales le otorgan…

Sin embargo, por sus propiedades inherentes pueden destruir cosechas enteras promoviendo el hambre… Y el, muy de amarillo… Claro que el tusilago tiene el derecho de compartir, vivir la tierra, pero tiene que dejarse podar, controlar sus raíces… Total no necesita la muerte de la coliflor o del algodón para poder vivir. Hay que organizar la chacra de otra manera. Escribo esto el 21 de mayo y me da vergüenza… Con desfiles y huifas recordamos con hidalguía y fiereza la muerte entre hermanos…Nos traemos de vuelta un fratricidio que significo beneficios a capitales extranjeros, ajenos, los siempre invasores. No se olviden de las Malvinas.
No repudio las fuerzas armadas de nadie, han existido como el hambre, toda una vida… El defender lo que es tuyo, que te ha costado callos y almorranas; ausencias y funerales, poder admirar tu siembra, tu tierra germinando, compartiendo con vecinos si llega la ocasión, no es solamente una obligación defenderla, es un derecho, un deber… Pero cuando la usas en beneficio ajeno o para un grupito maloliente y matas, es un crimen, un crimen de lesa humanidad. Mire usted, observe… El nacionalismo, el oportunismo, la posesión y usufructo de las riquezas provoco una crisis económica globalizada que exigía un nuevo rayar la cancha y repartir. Así, como lampara de Aladino se asomó un Mussolini, un Hitler, un Franco.
El volver a organizar el capital y repartir lo que en llamas quedo, se robaron la vida a más de 78 millones de seres humanos. Los Estados Unidos de Norte América tuvieron una pérdida humana de 413.000, suma inferior a las víctimas causadas en su tierra por el Coronavirus. Hablando en lenguaje maldito… ¿Salió ganando el Imperio en esa guerra parda…? Un saludo a mi pueblo en rebeldía. Confió en que los distintos vencedores entienden de orgánica ciudadana, con ira si quieren, pero sin perder jamás la brújula que ha costado tan re cara, tan retriste.
Un Chile diferente se asoma.

Alejandro Fischer Alquinta.


Descargar audio
Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

También te podría gustar...