Escribe “no má”, que algo queda

(audio disponible al final del artículo) Dicen que soy amargo y que politizo el amor. Que soy medio amargo no hay ninguna duda, pero gracias, al hacer política, mi conciencia social me mandata a ir dejando un mundo mejor que aquel que me toco llegar. El hacer política me deja aromando la presencia del pan, del sentido común y de la voluntad política. El juntar y armonizar estos elementos le dan el justo valor a la vida.
Tu bienestar tiene que estar de acuerdo a la fuerza de trabajo que dan tus manos, tu intelecto, tu esperanza, tus sueños. ¿Qué valores, principios tendrán esos hijos, hijas que vendrán? El hacer política por el bienestar integral del planeta, es darle al pueblo las herramientas para la transformación del trabajo. Que sea este una brújula indicando siempre los cardinales del digno vivir. Por eso se habla del Sujeto Histórico…

En las confrontaciones que, de la lucha de clases, aprendí que la política es el arte de gobernar, es la ciencia del saber ordenar, de trasmitir todo el viajar del tiempo. El contenido de sus valijas, van en beneficio del planeta entero. Los que matan, explotan, mienten, usufructúan para servir a las oligarquías empresariales, no practican la política, practican no sé qué cosas. Como dijo un amigo mío hermano, utilizan lo heredado desde el tiempo que matábamos el mamut a palo. El vivir tanto de una manera, caminar de una manera, mirar de cierta manera, vestir, sentir, uno va creyendo que así es la vida. El corazón de escarcha de Ángel lo explica mejor.
La Parva de paja también. Si después de 15 horas de trabajo ganas mejor, emprendedor eres… y tus patrones valoran tu entrega laboral. Si te va mal, soy flojo, tienes mala suerte, no le “achuntai”a ni a una, naciste pa` pobre. Te queda clarito… Así es la cuestión, así lo enseñas a la prole. La lucha en mi país, para salir del fango de la pobreza, tiene una historia para hacer dormir a un niño con la esperanza.

Hay quienes creen que este vivir se podría emparejar con buena voluntad, con movimientos sociales y con diálogos ásperos y no tan ásperos con los de arriba… Se trata de amortiguar las diferencias. Ellos se hacen llamar socialistas. Hay diferentes socialistas, esas diferencias tienen que ver con la educación, con la maduración de la conciencia social, con la clase y con la solidaridad y empatía, algunos desde la puerta pa´ afuera. Yo creo que el vivir, sentir así, es algo inevitable; es un escalón inamovible para entender lo que es la clase, para entender el humanismo, para saber mirarse al espejo. El hambre todavía es almácigo…

Se necesitan más estudios, conciencias más radicales. Una conciencia más radical la tienen los llamados comunistas. Al menos los comunistas chilenos y también cubanos… Me atrevo a decir que, para ellos, el existir socialdemócrata, es arropar una vida hedionda, una vida que no tiene absolutamente ninguna lógica. Cada uno de los terrones que sé geografía la humanidad, tienen los recursos necesarios y mucho más aún, para mantener a sus arrendatarios con dignidad y soberanía… Como digo yo, todos con buena educación, salubridad, vivienda con jardín, con 2 autos, 3 autos eléctricos. Algo parecido a lo que había conseguido Aumar el Cadafi con su pueblo libio. Pero, pareciera que tener hambre y gritar de vez en cuando, es la forma de hacer política. Si lo dejamos así, si lo permitimos, no entiendo la honra, al traer hijos a este vivir condenado a tener hambre, mediocre, heredando solamente a ser único, instancia genética que no le sirve para ninguna cuestión.
El mundo entero está cambiando de piel, algunos, quieren cambiar toda su estructura, por dentro y por fuera…La pandemia provocada por el virus mutado del Corona va dejando todo un revoltijo dejando a los gobiernos con sus menudencias y dignidades al aire. A las oligarquías financieras, el piojo las deja aumentando sus ganancias, es el pueblo el que tiene que vivir la incertidumbre y el miedo, él hambre, las ollas comunes.
Los gobiernos, como el de Chile, que es oligarca, protege sus ganancias con “mano e guagua” Dios mío de los coloraos, hay países que tienen recursos nucleares, terrenales y su población enferma y muere por la falta de oxígeno en los hospitales.
Qué título le ponemos.: “Proteger las estructuras hospitalarias, abandonando a los viejos que habitan los hogares de ancianos, condenados a una muerte horrible”. Hasta hoy, 7 de mayo han muerto en Madrid más de 15.087 humanos…En esa mortandad 6.189 son ciudadanos que han contribuido a la dignidad del trabajo, al desarrollo integral de la sociedad. Esta misma sociedad construida con sus propias manos, los condena a un triste abandono. ¡Puta que bonito! Este modo de accionar la vida nos pega en los cachos… En la despedida final de un viejo querido, se habló de la necesidad de levantar un “martillo ardiente” por todos aquellos que no se nombran, no se ven, están detrás de las bambalinas, empujan la carreta… Están los que se fueron, los que quedaron en calendarios en blanco, sin días. Tengo familias de amaranto, allá abajo en los cimientos de la esperanza, allá abajo, con picota, pala y barreta en mano. Esos que se hunden profundo… Esos militantes de bambalinas, que ponen colchones de fierro para amortiguar las placas que pueden destruir los sueños…

Te llevo conmigo Sergio Cuello, Raúl Benavides. ¿Alejandro Mutarello, me escuchas.? Traer sus nombres es un privilegio, hay que hablar de sus cosas, de sus acciones, de sus penas y alegrías. Sus manos, su intelecto, su compañero, su compañera son parte inseparable de este Chile que tirita como cambucha al viento. Por eso los llamo a “grito pelao”: ! Hugo! Chico Jaramillo, por donde “andai multifacético” trabajador… Santiago, Chago…despierta viejo…Atilio Andaur. José, viejo mío…José Duran se fue a sus cerros, a su mar.. Dime José, con quien desmembrare Fuenteovejuna… ¿Con quién? Viejo Contreras, tu María me recuerda siempre la ternura, la humildad, lo sabio que tiene la clase… Te fuiste justo después de gritar un aniversario de tu creencia. Charooo, bailamos un cachimbito.
Las Martas… Ay mi dios las Martas, una baila un sombrerito, otra anda aromando peguen y la otra viene del mar Son tantos que no se ven, andan siempre en bambalinas, son tantos y tantos, nos daría un “Sumpucio” saber de todos. Sin embargo, “el que sabe, el que conoce” los ve en cada rebeldía que llueve en mi paisito. En una oportunidad, nuestro próximo presidente Daniel Jadue, explicaba las elecciones del Comité Central de mi creencia… Los que tienen que dar la cara, dar la vida en nombre del hogar de amaranto, son nuestra inmensa geografía… Son nuestra identidad…
Son los que se arropan con la memoria, la historia de los miles de miles que evoco hoy. Los trae la historia y la memoria, el amor… Están en los que están, en los que hacen calles y plazas, fábricas y pizarrones, son esa juventud maravillosa que sustentan la rebeldía de clase.

Un saludo de admiración y cariño compañero de bambalinas. La indignación me obliga a gritar… En Afganistán una bomba explota en una Escuela. En Israel, Jerusalén, palestinos muertos heridos y el terror queda suelto… Saben ustedes quienes son los directores de este crimen planificado.

Dicen que el piojo está retirando sus huestes…Se cree yanqui en Afganistán

Alejandro Fischer Alquinta


Descargar audio

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

También te podría gustar...