Hay que abrir las pepas…

(audio disponible al final del artículo) Diego Paulsen,presidente de la cámara de Diputado. Dijo:»Cuando hay más impopularidad de nuestro líder, es más fácil arrancar que quedarse. No soy de esos, prefiero quedarme y dar la pelea juntos”.»Dios mío de los coloraos»…
Que inmensa lealtad para con su presidente, que entendimiento, que claridad de la salud integral de nuestro país… Que patriotismo más ejemplar. Que manera de atornillarse al pie del cañón… Esa es la clase de enemigos que tenemos que enfrentar…Y si no entendemos las fracciones, 2/5, 3/5. Si no se puede, por principio y realidad cívica, por la geografía orgánica y de clase, por pura arrogancia, nos negamos a ir todos juntos y enfrentar en una sola unidad de acción al liberalismo estamos tirando a la chuña toda una historia, pisoteamos la memoria y nos condenamos a ser peores que todos los criminales que mal han engendrado nuestro país… Perdonen las palabras, pero el diablo es muy poderoso y hay muchos que no son buenos pa las matemáticas. Algo en nuestro ser, en nuestra complicada construcción nos tiene que decir, que es más fácil aplicar el sentido común, la inteligencia y ponerse de acuerdo para enfrentar como una sola pandereta al neoliberalismo. Por lo menos «por cachativa». Incluso más, se podría hacer como los Imperios en tiempos de guerra y extermino… DESPUES REPARTIMOS.
Siento la necesidad de una reflexión. Durante 108 años mi creencia ha sobrevivido a todas… Le ha costado muy caro y le sigue costando caro y no tengo idea porque se me asoman Gladys y Pedro Lemebel…Pedro grita desesperado «No me cambien a mi partido». Mirándome «pa entro» me da miedo mi país.Quien me hace ser tan colorao…Es algo más que la clase, más que el raciocinio… Tiene que ser algo pequeño, que pueda pasar, para el que no lo es, simplemente pase desapercibida… Una miga de pan, una guitarra, la estampilla de la cotización… Recuerdo que en tiempos de dictadura, en una actividad del profesorado entra un muchacho grandote, vestía la camisa de Amaranto…

Yo sentí que un mar en tormenta loca inundaba mi interior de algarrobo…: Nos miramos, nos acercamos, yo también, le digo tengo una … Eran los años 74/75. Por el color de una camisa volví a ser entero. Después de 47 años vengo a valorar nuestra mística revolucionaria, nuestra vigilancia revolucionaria, la sabiduría de mi partido. La química de la confianza. Ser un partido revolucionario, llegar a serlo, dialéctico, en movimiento siempre, cachuo siempre, multifacético siempre, es un arte, es lealtad a los principios, es un culto a la alegria, al saber, a la organización del pan, a los anhelos en tiempo de plegarias y de herencias, de legados de esos obreros del mundo entero.El riquerio no descansará hasta que logre erradicar para siempre la organización, los derechos del pueblo trabajador.

La movilización social, la gente en las calles, organizada, es su único enemigo. Le tienen miedo…Hay que matar ese «colapi» que los une. Sin ese «colapi» en las movilizaciones, la tranquilidad y el orden y privilegios del riquerio volverán a su cauce…El costo sería solamente una matanza más en la historia de Chile. Hay que tener mucho cuidado si se habla de «vigilancia revolucionaria» y se está comiendo al mismo tiempo una papa caliente sin retorno. Duele. Estos 108 años que celebramos es gracias a ella. Es defender nuestra democracia, nuestra forma de existir… Nos enrostran el concepto democracia… Como que tener 80.000 niños, niñas menores de 18 años en la miseria, sin escuela, sin nada, es hacer democracia. Cuando el gobierno de Chile habla de democracia, de practicar la democracia, es un insulto al intelecto, al desarrollo de la humanidad. Esta cuestión de la dinámica de hacer partido en un bosque de partidos y cada uno con su banderola nos transforman en presa facil del riquerio.
La planificación, la organización, nuestro programa, estatutos, nuestros principios y objetivos, nuestros valores han transformado la estrategia y la táctica, la paciencia y la observancia en una segmentación que no todos entendemos…Y mejor dicho, yo tampoco.Y claro… Vivo muy re lejos, con el piojo al hombro cuesta hacer célula…La geografia de Chile, sus Comunales, regionales esta en el aroma de cada integrante nuestro…Y para que mentir, agacharme no me cuesta nada, el problema es pararme…No hay volantín que aguante…Y medio guacho, miraba asombrado como votábamos para constituir nuestro Comite Central…
Me sentía medio «calato»Alguien podría decir que estoy tirando pa la cola o que se me cayó el teléfono inteligente…Pá ná. Lo que me inquieta es la ley de partidos, que para mi, fue una llave mágica que abrió el Candado Binominal y dejo la puerta abierta.

Y para gente como yo, que entiende que la lucha de clases mientras exista la injusticia social, es crónica, salvaje, cruenta, existe la posibilidad que el habitante vaya adquiriendo conciencia social conllevando con ello una correlación tan favorable que el riquerio con miedo cerval al perder sus privilegios se le pase por la cabeza enfermo…: Yakarta. Estamos en tiempos de espejos de parques de juego. Deforman.

Alejandro Fischer Alquinta
Estocolmo 20201221



Descargar audio

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

También te podría gustar...