¡QUEREMOS A LULA, CARAJO!

2018.04.16
Share Button

(AUDIO DISPONIBLE AL TERMINO DEL ARTÍCULO) La vida ha sido generosa conmigo, me ha dado cosas que no las merecía, pero me las dio…
Soy parte de una generación que logro con su voluntad de gota a gota, acariciar el aroma nuevo de la tierra … aún amarro en mis sentidos el olor del cobre fundido… lo veo desde la puerta mismita de mi casa, veo, sin saberlo que se lo roban.
Mi intelecto a los 67 años, quiere entenderlo todo… no puede, el tiempo ya paso… Cierro mis ojos, mis parpados son codos de elefante, me muerdo los labios… no me conformo…se me olvidan las cosas…
La vida, ha sido generosa conmigo; puedo atestiguar que la pobreza es dura, la risa es facil y la memoria corta…que “las clases” dominantes te conocen, juegan con tus sueños, se ríen de tus anhelos; construyen un mundo diferente, cibernético, un mundo lleno de megabytes… creyendo yo, que eran gajos de uva, una esquina, una bicicleta, un regreso.
Me costo 50 años entender, que tengo que hacerme el tonto, pá no quedar ignorante, analfabeto… 
Todavía ando cachuo…como un avión, dios mío de los coloraos, con más de 2.968 kilos de peso, puede elevarse con 400 pasajeros… y suspenderse en el aire.
No puedo entenderlo, pero entiendo la caligrafía, sus posibilidades para expresarme, me lo dejo el genocidio español, puedo expresar en caligrafía y fonética los dolores de Palestina, de Damasco, la angustia de Venezuela, la dignidad de Bolivia…
La palabra, como sea, escrita o a gritos es un arma poderosa, sirve para entender, actuar, perpetuar, matar, denunciar…
La vida ha sido generosa conmigo; no puedo decir otra cosa, he llegado a un anden en el cual me obliga a mirarme, tocarme; tengo que agradecer lo circunstancial, he tenido un “dios aparte”… He sabido llegar cuando repartían el pan, he sabido arrancar en tiempo de matanza.
Fui un fenómeno pobre, una excusa para la vida; soy como en una papa semillera, olvidada al final del saco, acurrucada, abandonada al costado de una melga…por las arpilleras me crecieron raices, hice tuneles en la tierra, me robe el agua, el sol, la luna, la lluvia.
Algún sentido tiene que tener mi circunstancia… he tenido que vivir con un ojo abierto, para que el otro no me venda el alma.
No es secreto la creencia que me viste, que me protege, me lleva… Una creencia que me explica el correr del agua, la sequedad del terrón… pero no me cuenta individual la bitácora del hambre, tengo que estar en colectivo para achicar las diferencias…
Esas diferencias son la fuerza hidráulica que nos hace irreconciliable, es una dinámica brutal, una dialéctica ciega, oportunista, al acecho.
Con toda seguridad dirán que estoy “chalao” …y en una de esas, tienen razón, ando chalao regalando cuchufli…
Si un pueblo, sostiene y afirma en sus espaldas el poder del capital y no puede, ejercer su propia soberania, es un pueblo sin lapiz, sin memoria.
Tiene por mandato moral de vida, liberarse de el…! despiojarse.!
! Dios mío que bien dicho!
Hacerlo es un infierno, se hace necesario vivir de nuevo todos los conocimientos aprendidos, no copiarlos; crear una mística, un incentivo, el hambre y la ignorancia no es una motivación… tenemos que tener una correlación de fuerza mucho más que favorable; eso permitirá menos funerales, obligara a los imperios el uso del “Sentido Común”.
Se me agarrotan los dedos, se acalambran… me levanto voy a la ventana y me encuentro con un lienzo enorme…
“A DESARROLLAR LAS IDEAS QUE NACEN EN LA ASAMBLEA DE LOS PUEBLOS”
Desarrollar las ideas no es otra cosa, que “la lucha de clases”…
Una lucha que se da en el mundo entero, es parte de la mesa, esta junto al pan, al vino, es parte de la adolescencia, del sindicato, de las posibilidades que se dan en los pleitos laborales, en la huelga; en los contenidos de los libros escolares, una lucha que se dan en batallas inciertas, en muertes extrañas, monstruosas, lucha que se da al usufructuarse la voluntad de los pueblos… en donde las correlaciones de fuerza o la estupidez, permite que se asome un “metapio” y amenace a muerte a un pueblo que quiere amasar su propia soberanía, su propia voluntad…
¿Habrán vivido alguna vez en Gaza, los dueños de privilegios…?
¿Conocerán los almácigos de Hiroshima o Nagasaki…?
Un líder extraño incita a otros, a armarse enajenados… Nadie quiere ser un Libia, un Irak, un Vietnam, un Granada, una Malvina…
Estoy indignado, maléficamente indignado…
Convencido estoy que será el trabajador y sus organizaciones de base, los que podrán estructurar una vida nueva.
De ese sector social y productivo vendrán las rebeldías, traeran herramientas, lápices y conocimientos… Por eso mi orgullo, mi respeto, mi alegría, mi esperanza, mi rabia, mi perplejidad se llama Lula da Silva.
En la historia del sur de América no ha existido un mandatario forjado en su misma clase obrera, en sus organizaciones de base, hasta que llego Lula da Silva…
¿Conocen ustedes el Brasil?
Un coloso verde, de agua, de música, de ritmo, de tambores, de arboles inhóspitos, de negros y blancos briosos, de morenas caobas… Millones aullando hambre, miseria…protegían la infancia asesinando niñas, niños.
No tenía sentido tener tantas bocas hambrientas…
Los Escuadrones de la muerte no jugaban al futbol ni bailaban en Carnaval; estaban asesinando a los aprendices del hambre…
Brasil…país con otro paisito en sus entrañas, las Favelas, que no son más que La bandera, La Victoria, La legua, la agüita de la perdiz de mi paisito.
En esos barriales, las grandes oligarquías, esconden la mano sicario del crimen organizado.
En los ocho años que Lula da Silva fue presidente, más de 30 millones de habitantes fueron sacados de la pobreza extrema…
Las herramientas fueron la creación de empleos, educación, atención social y de salud… proyectos, reformas, ideas… Un silabario llegó hasta rincones que solamente la Coca-Cola había llegado para sapear.
La creación de empleos, el apoyo social y de salud permitió que millones de brasileros pudieran entrar a una tienda y comprarse una camisa y un chicle, antes se los sacaba a un muerto todavía tibio.
Llegar a levantar un país tanto re grande es una hazaña… en educación, en salud, en todo lo social, se hicieron reformas que no les será fácil al Imperio robarlas otra vez.
Brasil llega a superar a Alemania y a los mismos gringos en su tasa de desempleos, es decir, Brasil estaba muy cerca de ser sostenido por una estabilidad económica y social envidiable.
Yo creo en eso del “sujeto histórico”
“La Tierra para el que la trabaja”…
Seria lindo, que los metalúrgicos del mundo hicieran una estatura enorme, de bronce, de hoja, de árbol, de rio, de piedra, de cachaza… de unos 40 metros de alto, con mucho respeto, sacaran a mi amigo Jesus del cerro, que por más de 86 años no ha hecho nada, solo levantar sus brazos, encogerse de hombros como diciendo “la culpa no es mía” y poner en su lugar a Lula da Silva que en 8 años ha logrado asustar a los imperios, , luchando contra el neoliberalismo voraz, logrando que todo un Brasil baile, lea y tenga nuevas esperanzas…pero..
La vida ha sido generosa conmigo…
Exijo carajo…Libertad para Lula da Silva.

Alejandro Fischer Alquinta

Share Button