¡Juicio!

2018.03.12
Share Button

(Audio disponible al final del artículo) Años atrás, una amiga me regalo una mesa de centro, bonita la mesa…
Ando combativo, medio amargo y siempre caminando; de puro choro pinte la mesa; paso el tiempo, mis quehaceres, mi pensar pisaban callos; me querían doblar y volver a doblarme, hacerme chiquitito, tirarme en una esquina, dejarme como pucho olvidado.
Tenía que volver en guitarra, así empezo mi guerra, tenía que deshacer el nudo, volver casa…
Se acercaba el 8 de marzo y por cuestiones eticas andaba con “vinofobia”… El vino no tiene la culpa, la tienen aquellos como yo, que no saben amarlo.
Te amo vino.
La semana pasada, escribí las reminencias de los explotados… producto de los años pareceres nuevos. Uno va madurando, se va poniendo viejo, a veces más joven, va conociendo más rápido y mejor al enemigo; las ronchas y la memoria cicatrizan de otra manera…
El siete de marzo, Llegando a casa, veo y escucho las noticias…
Todo el mundo espera y se organiza para recordar un crimen y “condecorar” a la mujer por ser mujer, no encontraron mejor fecha que el asesinato de obreras textiles en el país de la democracia real y única.
Chemimare, me pillaron mecha corta y me pegaron en los cachos.
Agarre un pedazo e liga, quebré un vidrio y me puse como “caballo e cochero” a sacar el color de la mesa de centro… no me di cuenta de que el vidrio me cortaba, que el polvo y liga me dejaban las manos como escofina y la respira corta y áspera… debe ser lo viejo que me aísla, me deja solo con mi intelecto…
No se asoma ninguna voz que me mande a comprar lechuga… puedo pensar, analizar, encontrar los caminos que el pueblo ha construido; paso a paso, velorio tras velorio, alegría tras alegría, conquista tras conquista; sin pagar peaje, que te va dejando el alma chiquitita.
En los preparativos para el 8 de marzo, nos sacamos los pantalones, el ocho las florerías y el cementerio quedan sin flores, el nueve los medios de comunicación “reondean” las promesas, gritos pa allá, gritos pa aca…el diez, la vida sigue igual.
Lijando la mesa aperrao, me acorde de una aseveración leída…:”La violencia contra la mujer causa más muertes que el Sida, la malaria y la guerra…
En México diariamente siete mujeres son asesinadas.
Me almorrone, escuchando en un acto politico a Rajoy, jefe de España, comprometiéndose el y su partido, monárquico, franquista, empresarial comprometiéndose a erradicar en España la “Violencia de Género”.
La violencia de género es una cuestión politica, de poder y sobre todo de saber doblegar endemoniado la razon y sobre todo de esclavizar a los que están al otro lado de la línea roja.
Esta cuestión de dominación de género, se parió de alguna manera cuando no tenían ni cueva para refugiarse… le pegaban un palo a la mujer y de las mechas se las llevaban a lo oscuro… o ahí mismo también, en público.
La mujer no tenía derecho ni chutear una piedra, tirar un palo, mirar pa arriba… Una señal del macho y se tenía que cumplir su oficio y cientos de obligaciones más conocidas y por conocer.
Así fue rodando la vida, en todos los ámbitos del quehacer humano… fue y es un SISTEMA DE VIDA, de organización…
!! Lo tuyo es mío y lo mío es mío no más… Yo soy más grande, tengo más fuerza y sé traer comida pá la casa.!!
Esta forma de pensar se fue desarrollando, comenzo a edificar funciones, oficios, obligaciones, oportunidades… El “caballero” tenía que estar contento.
Las necesidades fueron engullidas por la dialéctica y el oportunismo, la astucia… Llego a ser un sueño la calabaza convertida en carroza real, con caballos briosos y ratones Armani…
O, un príncipe le daba un beso a la dormilona y cabra floja y todo se convertía en boda y felicidad…
Desde la agarra de mechas de nuestras mujeres cavernarias hasta ahora, han ocurrido, se ha fabricado millones de escalones de vida subordinados… hay princesas, reinas, duques, reyes, príncipes, pobres, ordinarios y zánganos… La mujer puede ser una diva o una vieja lavando ropa en el rio.
A la diva o a la lavandera, igual la agarran de las mechas, quizás por los tiempos no de las mechas, pero el epílogo es el mismo.
Inventan cosas que disfrazan mi machismo… la película “Pretti woman”… es más tierna y real que “Marcelino pan y vino”
La desigualdad de género, la desigualdad en la identidad, en la “razon”, de clase, es una cuestión politica, de poder, de subyugar, de dominar.
Michelle Bachelet es una mujer valiente, se comprometió, leal, a su programa de gobierno, programa que encuaderno otro libro en la historia de nuestro país… Y todo a pesar del Neoliberalismo, del fascismo cobarde entre cortinas… si, Michelle Bachelet es una mujer valiente y honesta en sus decires.
Si nos vamos al año 20… veremos que en todas las instancias de poder, en el mundo entero, está plagado de testosterona, si sale una mujer en la foto, solamente fue la que servia agua.
Para no perder las atenciones recitan “detrás de un gran hombre hay una mujer”…
El actor gringo Humphrey Bogar, en la famosa y premiada película “Casa Blanca”, tenían que ponerle un cajón de manzana para que pudiera alcanzar a darle un beso a Ingrid Bergman.
El causante de tanta miseria, pobreza, crímenes de guerra, de género, de ausencia del respeto no es otra cosa que los sistemas imperantes que permiten la acumulación de poder en minorías absolutas… Es el mismo sistema que hizo bailar a Salome, para degollar a Juan y terminar de una vez con sus demandas que pisaban callos.
Berta Cáceres en Honduras, asesinada por defender la tierra, Angela Davis perseguida y amenazada de muerte por su lucha por la igualdad y justicia… En mi paisito Las Marias, las Elizabeth, las Nalvias y las Rosas, las Anas y Guacoldas eran y son un peligro para el sistema imperante y que impera.
Es el sistema que tenemos que cambiar, es el sistema el verdadero enemigo… por eso me enroncho este día, sabemos del criminal y lo escondemos… miramos pal lado.
Marchamos con parcatas exigiendo igualdad de género, penalización al crimen de género… sin querer entender que es adherente al Imperio, al capital… que sin estas diferencias, sin estos adefesios, crímenes, ignorancia y pobreza, el Imperio, las grandes trasnacionales no podrían existir…
Como cambiamos este entuerto… , buscando entre todos un nuevo sistema, un nuevo orden de cosas en que todos estén involucrados… que no falte nadie en ese nuevo poder politico involucrado.
Una tarea gigantesca… son millones de años que te agarran de las mechas, Cuba, la morena Cuba lo está intentando, necesita toda la ayuda posible, no es cosa de un solo país, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Vietnam, Laos, Corea del Norte, están edificando los primeros peldaños… hay gigantes como China que aletean por todos lados, pero tienen en su agenda, construir un nuevo sistema mas justo.
Y sale un Rajoy, un Merkel, un May, un Trump hablando de igualdad y yo me almorrano…no quiero que me doblen chiquitito…
De tanta lija y vidrio deje la mesa desnuda, sus nudos, sus venas me recordaban los naranjos de Copiapó.

Alejandro Fischer Alquinta.

Share Button