Estas tierras que habito

2018.03.05
Share Button

(audio disponible al final del artículo) “Los mapuches son una equivocación, no dejaron nada, no dejaran nada, son subindios, no son nuestros ancestros, llegaron a esas tierras como cualquier ladrón.
Esas tierras que habitan y destruyen no les pertenecen”…
Estás fueron las palabras, ideas expresadas por un periodista argentino… Un ser asqueroso, flaco en alma y dignidad, inmensamente gordo en grasa, en ignorancia y maldad…
Me asusta y me endemonio.
Desgraciadamente no son pesadillas ni comentarios aislados, al contrario, buscan justificar los contrapisos y continuar un “crimen de Estado y de gobierno” y culminar lo que empezo hace 482 años atrás, el invasor…
Mire Usted fuimos descubiertos, menos mal que andábamos perdidos.
Lo que sucede en mi paisito no es otra cosa que la continuación de la guerra de usurpación, por otros medios, con otros soldados y traidores, armas y geografías.
No nos arrugamos al hablar de democracia, de la lucha de las clases, de la burguesía, de los empresarios industriales, de la agricultura, de los bancos, de las matanzas de Estado…
Ando con una vergüenza “paria”…
!! No quiero venir de ningún lado, al primero que baile cueca lo mato!!…
Este mes del calendario es feo, se nos fue Gladys, la honestidad ha tenido y tiene cara de hereje y traición…
Le chantan un día de este mes a la mujer, avergonzados de haberlas explotado, la celebran con cantos y flores… le dan un ministerio, cosa buena, pero justifica la injusticia horrible por la que ha vivido.
Es tu compañera en la trinchera. “Ella es la que hace el pan de la nada”
No me gusta mucho, aunar el crimen cobarde para admirarla, compañera nuestra en todos los caminos.
Me gusta sentir su olor en la trinchera.
! A ti, Mujer, te doy las gracias.!
Tengo un oficio, agradezco con toda gratitud los oficios emprestados, me ayudaron para conseguir pan y vino, me enseñaron los milagros del ladrillo, de la madera, del cemento…
Soy profesor primario, amo mi profesión, la respeto, la entiendo… la se cautiva, lucho para rescatar sus contenidos y dárselos al pueblo.
Es un oficio complicado, tienes que enseñar el universo, explicar el amor entre el sol y la luna, de las estrellas, la exactitud de los ángulos, el canto testarudo del mar y la playa, de las propiedades del árbol, de la piedra, del mar, del viento, de una hoja, de una abeja… tienes que enseñar tolerancia y no la tienes, “la tierra para el que la trabaja” y el luchin te mira sin cachar niuna, que cada cosa que existe es de todos.
Estos elementos, realidades se transformaran en conocimientos, tienes que enseñar como suena un pentagrama… tienes que enseñar los misterios de las letras de su caligrafía y el sonar de su canto.
Ser profesor primario es cosa de locos y en la locura esta el saber,
En toda mi vida de niño, de joven me han mentido y he mentido…
Le ponen madreselvas a un genocidio horrible.
Por descendencia y por la historia somos cómplices de asesinos y ladrones… y lo gritamos con poncho y con guitarra.
Desde cabro chico te van formando mentiras, pareceres… Vas al cine y vez al “jovencito” que mato como a 40 indios feos de un solo balazo.
En el desierto de Atacama en sus dunas y cerros, jugaba yo con primo Jorge…él era Roy Rogers y yo Hoppalon Kassidy…
Que manera de matar indios, tres horas matando es harto…
Encontramos uno vivo, estaba como las huifas, lleno de hoyos… mi primo Jorge pregunta con voz de trueno…”Aonde están los otros Indios…Aonde está Caupolicán, Lautaro”… el moribundo dijo, “esos murieron hace rato”… el Indio miró con cara de adobe y murió.”
Se escuchó la voz de mi tía Dora…”Niños a comer”
Mi padre era extraño, diferente, necesitaba su soledad, pero buscaba no estar solo… se sentía sus penurias, era como un payaso. aunque estuviera rodeada de gente, era un hombre solo, triste, muy subjetivo en su conversar pero inmensamente objetivo en su hacer.
También era profesor, lo tenía hasta la coronilla, con los mapuches, no cachaba lo de Caupolicán, lo de Galvarino… Quería saber, que sintieron, que dijeron al ver por primera vez a los invasores.
El morir, por un palo atrevezando a lo largo tu vientre es satánico, vienen de países en sombras.
Una tarde le pregunte a mi padre de Michimalongo, le pregunte y le pregunte mil veces le pregunte, lo deje cabriao…
En la noche algo me desperto…eran niños llorando en silencio de niño, cerrados sus ojos, acurrucados… de repente, ruidos inmensos se sienten en todo el dormitorio, eran caballos a todo galope en una gritería infernal, sentía como “cuetes y viejas” explotaban y volaban por el cuarto, quemaban la ropa de cama… cuerpos caían al suelo, lanzas por todos lados.
Mi hermano mayor salio arrancando, lo encontraron más tarde en la “poza” de Barquito llorando, mi hermanita quedó tres días tiesa, no podía cerrar los ojos ni hacer pichi… Yo ” meado”gritaba como loco, un viejo con una tunica blanca saltaba y gritaba llevando una rama en la mano…
Siento que los ruidos y la imaginación crearon una Siria bombardeada… Había luces que se apagaba y se prendían, gritos de agonía, de dolor, llegaron los vecinos, se enterraron tachuelas en las patas. …
Al final llegaron los pacos, los bomberos y la ambulancia…
Mi padre pidió disculpas explicando que estaba enseñándole a uno de sus hijos, lo posiblemente ocurrido, cuando un escuadrón de invasores españoles entró en una aldea al sur del Biobio
Me gusto entender… me arrope, ame a Tucapel a Lautaro, a Galvarino, a Caupolicán, Pelan taro y a miles y miles más que lucharon contra el invasor, a los cientos y ciento que luchan contra toda una republica, un Estado al servicio de los Imperios.
Quizás medio siglo, un siglo fueron matanzas, frente a indios aterrorizados, no conocían las tácticas de guerra, la cuestión eran a puro palo…
Pelan taro, generación nueva nacida a caballo logro combatir igual a igual… Combates tras combates obligaban a los usurpadores hacia el norte.
En la batalla de Curalaba, Pelan taro destroza por completo un destacamento Español, sin saberlo muere el gobernador Español de Chile.
Pasaron años, matanzas y alboradas…conversaciones, tomateras y acuerdos inciertos… se pudo hablar, hacer negocios, el alcohol escondía las codicias, la traición, el exterminio.
El español se fue y dejo sus huellas y semillas en este flaco país de mar… : Los “Criollos Hispanos”, los buitres, los mesticitos, nosotros…
La historia se fue cuesta abajo… actualmente la vida en el Biobio al Sur, hasta los últimos tehuelches que todavía buscan sus orejas cercenadas andan resistiendo.
Con nuestra actitud de no querer estar juntos, de dejar los cerros y montes, el mar, la tierra, metidas en encomiendas seguiremos siendo cómplices del Usurpador… Ese accionar nuestro, nuestro pensar, le seguimos pegando en el suelo al anciano Lautaro, a todas las Guacoldas y Frisias, al viejo y enfermo Pelan taro a Galvarino, Michimalongo, a Colocolo … Y a mansalva le quitamos sus tomates, sus porotos, frutillas… los queremos exterminar.
Epilogo…
No puedo contar las cuitas ni las osamentas de todos nuestros hermanos, de todos los invasores… pero puedo gritar sus consecuencias y verdades…
Los invasores que llegaron 1536 tuvieron que regresar 282 años mas tarde, se robaron todo lo que brillaba, dejaron melgas y melgas sembradas de seres humanos que les sirvieron…
Al Pueblo Mapuche no pudieron bajarle el moño.
Necesitaban salvar sus privilegios a costa de los pueblos que tenían su propio desarrollo, su propia cultura.
Los restos que se quedaron de alguna manera anclados en El País son diversos y complejos… trataron de volver a edificar las ciudades y complejos destruidos por la guerra…
Las tierras fueron repartidas de acuerdo con el linaje o a la traición de unos contra otro… los aventureros llovían… el hambre y la pobreza dieron origen al bandolerismo… los antiguos buscadores de oro, llegaron de nuevo.
Todo se vendía… llegaron ingleses, alemanes, holandeses, todos venían a recoger los rastrojos; rastrojos que levantaron inmensas riquezas.
Una riqueza que nacía, era un indio que moría sin tierra, sin memoria.
De ese español mapuche, de ese mapuche español se levanta nuestro pueblo.
El más rastrero y chupa medía, es en la actualidad el que más riqueza posee… el que estaba en el patio, cuidando chancho y ovejas no vieron nunca el beso de Cayo sobre la mejilla del Cesar… ese, tiene millones de descendientes encorvados en minas, en escritorios, debajo de puentes, de ciudades de cartón…
Como rompemos esta injusticia sin nombre…
Si alguien baila una sevillana mató…

Alejandro Fischer Alquinta

Share Button