La Bestia

2017.07.24
Share Button

(audio disponible al final del artículo) Al centro de la ciudad de Estocolmo por lo general no voy… salvo 1 de mayo, 11 de septiembre… lo politico se resuelve en sus entornos, además la tecnología le saca humo a mi flojera…
A estas alturas ya no ando pintando y encaramado amarrando lienzos o en pegatinas, dios me guarde, desde que se fue el chico Jaramillo que no hago engrudo…
No soy callejero, pero en antiguo, cuando habia que callejear era semáforo… en mítines “Sergel Torg”era nuestro… (plaza emblemática) comparsas de alegría, de repudios, de memorias, de “Pueblo Unido jamas será vencido” yo era feliz…
El salir a propaganda era tiempo de reír…
Toda una Alcaldia al norte de Estocolmo, de sur a este, de norte a oeste se llenaba de engrudo, corchetes, “escoch”…salíamos de noche, en invierno las 20 horas es “boca e lobo”… el habitante se recogía temprano… ahora no… invierno, verano, da lo mismo.
En los mitines grandes, la noche anterior estudiábamos el terreno y mediamos nuestra historia expresada en lienzos… Veo al flaco Aliro poniendo bolitas y a Vania o a Paulina hablando con los pacos. En mi casa modelando en yeso la cara del ladrón, con gorra y todo, le daba un poco de esqueleto…y quedaba listo para ser quemado a la vista de la embajada de la bestia mayor, los demonios del Imperio.
Fue un tiempo en que todos nos vestíamos de cloro.
Fue un tiempo contento.
Tanto mirar para adelante, aplicar táctica y estrategia, de reírnos, de ver la desesperación del ladrón en Londres, las puertas traseras de nuestro mundo se nos quedaron abiertas…
No escuchamos los chiflidos de Palme, ni el escucho los nuestros…
Una gran parte de nuestros habitantes maceteros, pertenecemos a un ideario politico, y lo seguimos cuesta arriba, cuesta abajo, con nieve, llovía y alergias… Algunos siguen con fuerza y animo, otros con puro ánimo y otros como yo… a puras aniña…
Ser macetero en tiempo completo es una maldición muy re grande… tu gente querida que creías inmortal se van al país de los palos blancos. Se van como gorriones invisibles, llevándose siempre un pedazo de ti…
Yo los extraño mucho, se me fueron como agua entre los dedos…
Me siento orgulloso del quehacer de mi creencia en macetero… las tareas más grandes se han cumplidos…se logro ser un todo en la Rebelión popular.
!! Ay, mi dios si cumplimos!!
Nos queda otra cuestión por hacer, mientras el pueblo nos pida, no terminaremos nunca, tenemos por mandato del sentido común, sacar triunfante a un candidato a presidente… no hay nada que discutir, nada que agregar, la historia, nuestra historia nos necesita, no tenemos tiempo, el Imperio nos corre la guaraca…
Mi creencia avala al candidato…Alejandro Guillier…
Alguna vez hemos traicionado a nuestro pueblo, hemos mirado para otro lado…
Hemos ofrecido al país, todo lo bueno que florece en nuestro huerto… y lo seguiremos haciendo, es nuestro pueblo el que esta en juego, su contento, su saber, la clase obrera…
Mi creencia avala al candidato… hay alguno por ahí que ponga en duda nuestra responsabilidad de país?…
Hay alguno por ahí que nos pueda apuntarnos con el dedo.
En la maceteria vamos quedando poco… y lo digo con amor, con angustia y con respeto infinito; mis hermanos, que anduvimos la misma tierra, nunca serán estadistica, todos serán mi canto, mi critica, mi ira, mis poemas de añoranzas, seran mi vino, serán mi lealtad, mi franqueza de arena y árbol, de damascos, de tamarugos.
En mi ciudad amante, me puse viejo antes de tiempo, el choclo quedaba igual y la papa la molia…
Tenía que ir a Odenplan, como decir en Santiago a San Miguel, mi compañera iría conmigo, ella ha viajado pá la pega, más de 30 años… saque coraje de mi cobardía y flojera y me trasformé en Tutankamón…
Con caminar extraño me dirigí a la estación del metro.
Odenplan no estaba tan diferente, el edificio de atención medica estaba igual y en el mismo lugar que lo recordaba… Sentí que había muchos guardias…Odenplan tiene su encanto, esta la Biblioteca Central y la biblioteca latinoamericana… recuerdo que un año celebramos allí el aniversario de mi creencia; por ahí se asoma Johana Stewart, Lautaro Cortes, Juan Huerta.
Al término del examen medico bajamos hasta Sveavägen, como decir, en Valparaíso, bajamos a Pedro Montt; por ahí empece a sentirme raro… mucho gentío, bajamos a otra estación del metro con destino al Centro de Estocolmo…
Nos bajamos en Hötorget…en ese lugar hablo Lenin, allí esta la Sala de Conciertos los Intillimani también estuvieron allí…
!! Dios mío de los coloraos !!
Me encontré con la bestia a “boca e jarro”, cerré los ojos, apreté los glúteos… me metí a una farmacia… la calle de la reina se había convertido en una pilastra de luces y gente como en carnaval… Una tienda encima de otra, un café encima de otro…
La bestia me sonreía, Hong Kong es una “pata e jaiba”al lado del centro de Estocolmo.
Mi ciudad mi Estocolmo de agua, de mis besos furtivos de pecados hermosos quedaron en nada, solo barro; El neoliberalismo en toda su cruda realidad se movía coqueto ante la sonriente masa de transeúntes… Todos contentos, conversando, riendo… el único asustado era yo…
Mi mujer vio mi cara de saco de harina…
Quieres irte, me dice, si, gracias respondo… una jirafa quedaría acomplejada al al ver el cuello de mi compañera…
El engaño más grande y más astuto, son los pomposos centros comerciales…
Los Centros Comerciales, le quitan al ser humano la estructura del pensar… Un gran porcentaje, y mucho más diría yo de sus visitantes, están encalillados hasta el cogote.
Que es lindo comprar, claro que es lindo, para eso trabajas, pero cuando gastas más de lo que ganas estaríamos conversando con el Sr. Capital… Yo hablo de mi pueblo, no del que cayo “parao” o que logro por sus propias cualidades comprar lo que quiera… que a la larga, también es una victima.
Estamos viviendo en una burbuja frágil, la acumulación desenfrenada de todas las cosas, exige mercados y pilastras, tienen que levantar escenarios… cinco “hennes & mauritz” en una misma cuadra separados por boliches que vende corbatas, otros café, pasteles, me dejo… me dejo…
La cuestión es crear demanda para curarse de la enfermedad de acumular… es la forma de la bestia de existir…
Una familia, viviendo en uno de los países más desarrollados del mundo, un país que no tiene nada que ver con ese país de 25 años, atrás, quizás más, quizás menos, que pensaba y actuaba, se inclinaba poco, pero se inclinaba hacia su pueblo, hoy este país se inclina hacia el capital.
Esta familia tiene dos sueldos, hablando de trabajadores comunes… con todas las ayudas que reciben del Estado llegan al fin de mes “gatos”… han ahorrado conscientes y con sacrificio para salir de vacaciones, créanme, no todos salen de vacaciones… el índice de cesantía es del 6.7, los jóvenes menor de 25 es de un 16.2…
Y es ese 16.2 que se ve en las calles y galerías esperan un trabajo de verano…
España, tiene una cesantía de 17.7, los menores de 25 años 38%, los mayores de 25 años es de un 16.2… Y tienen la inmoralidad de hablar de democracia a Venezuela…
El Centro Comercial de mi Estocolmo ya no existe… uno podía a ojos cerrados subir las escaleras mecanicas hasta la superficie del Åhléns, escuchabas a tu compatriota que con guitarra y armónica embelesaba a los caminantes… Ahora cierras los ojos un minuto y te quedas empelotas.
El comercio, la moda es la belleza que te muestra el neoliberalismo, el mismo que tiene atado a mi paisito… se trata de obligar a comprar a medio mundo, cualquier cosa… incluso a la Rosa con su hija…
Llegamos a Estación Central, venia nuestro tren, me subí apurado, todavía sentía las carcajadas de la bestia.
La Bestia no era el boliche que vendia corbata, cafe…las luces, los ladrillos…la bestia eran dos o tres amos y los bancos que controlaban las ganancias…
Es como en las salitreras…la plata tenia que quedarse…con fichas o sin fichas…

Alejandro Fischer Alquinta.

Share Button