Segunda reflexión

2017.07.17
Share Button

(audio disponible al final del artículo) Cada uno tiene pá adentro su propia vida, alumbra su verdadera identidad, otros muestran “la metralla de Ungenio, Condorito, don Chuma y el Comegato asaltando un banco”
Por circunstancias ajenas o propias es muy difícil vivir así… a uno lo construyen por fuera y lo obligan por dentro a ser ese o ese otro, es como andar todo el día con zapatos dos números mas chicos…
La vida es bonita, bella, pero vivirla y llegar a un tiempo de espejos de entretención y mirarse de otra manera, sorprende, da risa o se queda un rato calculando…
La vida no es solamente ríos, cordillra, pastito, bancos de eucaliptos, una vaca pastando cuesta abajo…
La reflexión primera tiene mucho que ver con esas cosas…
La larva mandató a ser más de dos, por eso una fue larva femenina y otra masculina… si eran de las dos cosas en una misma larva también estaba escrito en el bosque y somos, mejor digo soy, analfabeto para percatarme de la unidad en los 180 grados, menos en los 360 grados… Lo que quiero decir es que necesitamos ser hartos para hablar, conversar, discutir, analizar… es la ciencia del sobrevivir, de encontrar y construir acuerdos, estructuras…
El ser más, es una tarea grande, no se trata de cantidad, sino de saber porque debemos ser más… seria fea la actitud de salir arrancando sin permiso al primer disparo…
Digo estas cosas de puro susto… Nuestro sur parece caleidoscopio, te cambian la figura a cada rato y yo ayudo por el cambio… el enemigo es muy, muy poderoso, necesitan su patio trasero, lo necesitan urgente, se sienten amenazados por Cubas endemoniadas…
Me despierto temprano y me avergüenzo… sigo no queriendo, me da alergia un compañero, dos, tres, cuatro, cinco… y tengo que, pal público, poner caritas… menos mal que nos soy “pelaor”, no me quedaria lengua… pero no los quiero y me avergüenzo de mí hipocrecía, de mi falta de sentido común… El enemigo es otro y yo confundiendo, amargándome, achicándome… tengo miedo, hablo de gente que tira conmigo la misma carreta, la misma idea, los mismos sueños… me imagino la cantidad de habitantes que tienen los mismos sentimientos en miles, millones de carretas.
Y eso colabora para seguir siendo esclavo, para no ver el bosque… me creo árbol caoba y no me alcanza ni para boldo.
Como encontrar la justeza, como cuidar los hilos de un perno, no apretar mucho, lo necesario para afirmar… tengo que aprender a cuidarlos… se trata de los dos pasos para atrás de Lenin… si se mantienen los hilos con prudencia y buena letra, podemos enamorar y embarazar millones de tuercas… podemos conquistar las alturas, el mar, la tierra…
! Dios mío de los coloraos, porque no me resulta?!!
En una oportunidad, en casa de un camarada, me dice apuntándome una litografía …” ese me pega en los cachos”; era el rostro de un minero… venia saliendo de la pega, su rostro oscuro, marcados con un hacha, pero de mirar dulce… Mi camarada era de Lota, conocia los caminos del carbón.
Tengo que refleccionar porque tengo miedo… hablamos de la memoria, adornamos museos para recordar los dolores de mi gente, de mi pueblo, de mi partido… canto y toco guitarra en las “mil guitarras para Víctor Jara”, escriben, escribo, participo, participan en combativas veladas para recordar acciones, recordar al hombre… Fidel, Sandino, Farabundo, Fonseca, Ernesto, Salvador… los mas letrados, hablan, discuten lo mágico de Marx, de Engels. El derecho a voto de los maceteros se transforma, yo lo veo así, en una pilastra con los hilos al revés… pero no importa, la cuestión es crear y formar opiniones en los organismos de masa…
En un parpadeo y para “callao” nos roban Paraguay, Argentina, Brasil, Honduras… no se sabe mucho que pasara con Venezuela… en mi paisito esta el Frente Amplio… y juran que observan el Frente Amplio del Uruguay…Otra vez dios mío de los coloraos”… allí esta un Mújica, allí estaba un Raúl Sendic…
Cuba, Nicaragua, Ecuador, El Salvador, Bolivia, Venezuela son lo más preciado de la vida…”son la venas en la práctica de la lucha de clases en América de Latina”… Así podría decirlo el hombre hermoso de un amargo.
Yo amo a mi pueblo, mi creencia me enseño a amarlo, me enseño que amarlo no es hacerse el tonto, que amarlo es cuidarlo, desarrollar sus enseñanzas…me enseño que el habitante trabajador será el sujeto que cambiara la vida de país… eso significa que el neoliberalismo no tiene absolutamente nada que hacer en el pais…
Esta contradicción se resuelve a través de la lucha de clases, de recuperar lo conquistado por la Unidad Popular, de llevar a cabo el programa de Nueva Mayoría, de castigar de una vez para siempre a los criminales de lesa humanidad… desde el menos utilizado hasta el último intelectual implicado.
Que organización politica tiene el poder politico para hacerlo, que organización ideológica esta madura para entender que no somos patio trasero.
La memoria no es solamente para “que nunca más”… la semana pasada no entendia de mi rabia, del odio al entrar en el baño de mi casa … no entendía el nudo en mi garganta…; en algún momento, yo, mi compañera, al lavarse los dientes había manchado la alfombra de baño… un color, consistencia en la alfombra llamaba mi tristeza, arrugaba mis tripas; mi memoria arrancó para los cerros de Copiapó, a las casas de barro y brea, a las casas en donde el agua, la luz no tenia caminos…fácil era mancharse la ropa con el cerote de una vela… A cien metros de la falda del cerro, el agua graciosa bailaba en electricos calefactores….
Porque esas diferencias tan dolientes, porque ese empujón a la miseria, a la corrupción, a la delincuencia, a la infamia.
Me mandatan hacerme una reflexión, pero pá adonde me tiro, cuales son mis latitudes…
Manoseamos a Lenin lo nombramos, pero casi nadie aplica su experiencia, lo mismo ocurre con su Revolución de Octubre…hablamos de ella, pero practicar sus sacrificios viajando una hora en el metro es demasiado… Ser revolucionario no quiere decir hacer todo, hablar todo… solamente hacer lo que se puede hacer… pero ese hacer no es chacota, es producto de cientos de años de experiencias y consecuencia… se puede hacer una casa.
En nuestra historia de compañeros que no mueren, se me asoma uno de ellos…vivió también en Coquimbo, en la Serena, su madre trabajó en la Escuela Normal de la Serena… lo digo así, porque sus ojos vieron cosas que yo vi y tuvo el mismo hambre que yo tuve… recordando su autobiografía escribía aproximadamente que estaba “en contra la corrupción o la inconsecuencia de los políticos burgueses y también contra los defectos en el Partido”… yo siento lo mismo, sin embargo, al igual que el, muero por mi creencia…
La unidad de la izquierda con el centro es el desafío que tiene el sentido común de nuestra sociedad , sociedad tan complicada, tanto olor a pilastras, tanta huella bestial del fascismo.
En nuestro sur, el cuco, está nuevamente usurpando la tierra, la conciencia está encadenando los sueños de un Venezuela, un país que escogió una manera distinta de vivir, un socialismo que representa una forma superior de democracia, de igualdad, de respeto…
Que se puede hacer desde los maceteros… no cambiar el contenido de las melgas… tomar plazas y calles… denunciar los genocidios del Imperio, mitines contra la OTAN, contra la Unión Europea…
Solidarizar con Palestina, Siria, Cuba, Vietnam…
Las plazas de Londres, Berlin, Ámsterdam, Oslo, Bruselas, Estocolmo, Malmö tienen que saber que las ciudades del mundo están llenas de maceteros de distinto origen pero de una misma clase…

Alejandro Fischer Alquinta.

Share Button