El idioma y la lucha de clases.

2017.05.15
Share Button

(audio disponible al final del artículo) El idioma es un medio de comunicación, una identidad, un vínculo, una materia viva, dialéctica, diversa, de hambre… el origen de nuestra lengua es un espanto, es servil, fue herramienta para genocidios…
Que crimen más confuso.
El comer agradecido de la mano del verdugo y no poner en paredón el lenguaje de un Cervantes, de un Machado, de un Alberti, de un Garcia Lorca, de un Miguel Hernández, me duele, me canta…
El idioma es cosa seria. 550 millones de habitantes hablan castellano…
El Idioma y la lucha de clases…
Los sabedores, los politólogos, analistas, escritores, comentaristas, chamullentos, llenan diarios, revistas y programas televisivos, hablando, discutiendo, las contradicciones que nos da la vida, el continuar.
Leia a una sabedora anunciando que los partidos politicos estaban absolutos, agonizando, sin ideas, sin proyectos, sin iniciativas para acabar con la miseria que azota mi país… no es la única ni el único que dice lo mismo o algo parecido.
Poner en tela de juicio la identidad, la existencia de los partidos politicos es actualidad…
Cual es el camino de este Cuco?
Un partido politico fundamenta los intereses de clase, la democracia y la misma lucha para conquistarla.
Es el derecho a sentirse representado y partícipe en la conquista de la soberanía de país, país que siendo una republica y monárquico es una responsabilidad cívica, ser miembro de alguna colectividad politica u otro organismo civil…
Los contenidos de democracia en las sociedades modernas pueden ser la comida existente en un plato; en las ventanas, puertas y jardines de las viviendas, los vestidos, los aromas… esas diferencias y otras mil, abren el portón de la lucha de clases.
Quien llegó primero, el huevo o la gallina…
La derecha, el riquerio, la farándula de los medios de comunicación masiva, las grandes empresas, industrias, sus empresarios y jefes, han logrado gracias al lenguaje “envolar”, mentir para estar en la misma vereda que el asalariado, el explotado y este hambriento de dignidad le sonrie y colabora.
Esta idiosincrasia nos hace ser servil ante el patrón y ayuda “siempre listo” a bajarle el perfil a su misma miseria.
Utilizamos un idioma coloquial para dejar suspendida la duda, el peñazcaso… Nuestra presidenta vivió el exilio, la candidata presidencial Carolina Goic también, “populiza” su infancia y cierta juventud en macetero, su padre Pedro Goic trabajo para Eduardo Frei en la reforma agraria y tuvieron que salir del país…
Me da la impresión que algunos exiliados, hijos de exiliados usan la maldición de andar afuera, como un status…no un acto inhumano que dejo “todo patas pá arriba”.
Volviendo a la lengua, mi hablar y decires, son el mismo que usaba a mis sueños de veinte años… me quede medio vulgar en el decir, me gustan mis decires, me invento que estoy en Chile…: “Puta, donde deje la huea…, que huea compadrito, la huea pu, ah, la huea, esta en la caja de las herramientas.”
Esta comunicación no te la entiende nadie, solamente una suerte de chilenos, actualmente por todas partes tratan de imitar esa ideosincrasia….hueon para allá, hueón para aca…en televisión, radio, trabajo, parlamentos…Nosotros, siendo niños, jamás la usamos en la mesa familiar, allí donde se comparte el pan y el vino…Ademas nuestro huevón tenía apellido.
Con esa estrategia barata tratan de disfrazar las diferencias de clases, la miseria… Gerentes, empresarios, jefes bien forrados por callarse, quieren marchar y protestar los primeros de mayo.
El ladrón parlamentario, controla el hambre y la risa en el cerro miseria, sin embargo, los enfrentamientos de clases son sangrientos y malditos… Hemos sido vencidos en cientos de batallas, nosotros también hemos vencido… el estar escribiendo a 31 mil kilometros de distancia, lo atestigua.
Los que han nacido o vivido en el norte de Chile, sabrán las formas de vida de sus padres y abuelos, de la monotonía del ojo, de la virulencia del alma… saben de silencios, saben de la sombra del jote, pájaro que no canta pero mira…
Porque este embrollo de idioma y explotación…
Dicen en la tele…”con amistad cívica, alturas de mira, identidad, nos vamos a encontrar en segunda vuelta con un pacto de apoyo reciproco”
Tiene una tónica, un sentido de historia que te deja “anonadado”, todo lo que suceda se justifica con ese “altura de mira”.
Los cabros estudiantes están en la justa, pero no tienen idea como llegaron a ese momento histórico, Exequiel y Diego no sintieron llegar la muerte…. pero lo viejos que saben de los tiempos, se olvidaron de “clase contra clase” y se dedican muchos al pillastrerio.
La cuestión de pertenencia, de dignidad y respeto, de lealtad, de “altura de miras” como diesen los “teflones” es un chicle… lo estiran, lo olfatean, lo achican, hacen globitos, se lo sacan, lo pegan, lo esconden, lo sacan y lo vuelven a mascar.
Aprendimos desde chico la palabra patrón, de mirarlo pá arriba o mirarlo pá abajo, aprendimos la palabra amo, obedecer, dueño, sumiso, prohibido…
Nos enseñaron a ser jovencito y no indio, al jugar en cerros y salitreras… Nos hablaron de la valentía de Caupolicán por llevar varias horas, sobe sus hombros un tronco de Alerce… fue valiente porque no grito cuando lo empalaron… empalaron, saben lo que es eso… la venganza, el castigo del lenguaje mal aprendido y desobedecido….
El paredón Europeo.
La lucha de clases en mi paisito, es tan terrible, como fue el dolor que sufrió Caupolicán empalado.
Nuestro país es un coaligue que se agarrra con dientes y muelas a la tierra… o a lo mejor quiere salirse del continente y ser una isla, en todo caso se aferra como madera en la escofina y chapotea furioso en el indignado y frio océano.
La izquierda de este coligue ha logrado en doscientos años de lucha, aunar algunos criterios que han dado parimientos a colectividades como la Unidad Popular, Nueva Mayoría.
Si estos conglomerados politicos, con todo el excremento que tiene adentro, porque lo tiene, logra vencer a la derecha en las elecciones presidenciales y parlamentarias, se acabara esa forma de propiedad privada con alambres de pua que sostiene el crimen para el mismito crimen.
Créanme Chile es un país maravilloso, todos pueden vivir en él, por él, con dignidad y orgullo… Con una dignidad que no es un sobajeo, que no es la gracia de tratar al patrón de tú.
Dignidad tampoco es amistad, amor… es trabajo…. es el derecho de tener trabajo, trabajo que te dará una casa, con todo lo que tiene una cosa en tiempos modernos… derecho que te dará Escuela, salud, universidades, posibilidades reales… Todo eso lo da el trabajo y las cercanías que tienes tú, con el medio, con esa fuente que lo puede dar todo…
Es como saber ordeñar una vaca… no todos piensan iguales, especialmente el dueño de la vaca. Si tú le quitas las ganancias obtenidas con tu trabajo de ordeñador, se acabó el yate, los 6 autitos, se acabaron sus amantes, su mansión, su ropa Armani… No podrá hacer cohecho, comprar conciencias… en otras palabras, el riquerio se va a la chuña.
En todo este proceso de ordeñar y sus ganancias, existen varios que van mojados, unos más, otros menos, pero todos van mojados… no por estar cerca del medio de producción, sino por estar cerca del patrón y modernizar la explotación…
Lo simpático y cobarde de todo esto, es que ellos también son explotados, usados para ensuciar el trabajo mismo…
En este coligue, laurel mío en rebelión, nacen grupos para criticar todo, son expertos en la agitación social, vociferan que así no se ordeña la vaca… y tanto darle a la palabra, como dijo un criminal nazista, algo queda.
La izquierda se debilita, se divide, se agarrotan los dedos y palma, se desnuda la esperanza y por culpa de las ubres de una vaca seguiremos en la maldición de ser pobre o de ser rico…

Alejandro Fischer Alquinta.

Share Button